Foto de un ratón Logo de Amor de mascota
fotos de mascotas
Secciones
Directorio de enlaces
Artículos Anteriores

Perros - Salud: REPRODUCCION CANINA III - POSPARTO

Perros Ya nacieron los cachorros y es hora de cuidar a la madre para que pueda criarlos bien y prevenir los problemas del posparto.

REPRODUCCION CANINA III: CUIDADOS DESPUES DEL PARTO

Una vez que el parto ha terminado se debe examinar el abdomen de la madre para asegurarse de que no ha quedado ningún cachorro o placenta retenidos. Si tienes una perra pequeña puedes hacerlo tú mismo palpando con cuidado su abdomen. Coloca una mano a cada lado de su barriga y aprieta suavemente tratando de sentir algún bulto en su interior. Si tu perra es grande o tienes dudas, esta maniobra tendrá que hacerla un veterinario.

A continuación hay que lavar la vulva con agua tibia y secarla muy bien; luego limpia el cajón del parto, retira cualquier resto de placenta que haya quedado y cambia los periódicos por otros limpios o por una sábana o frazada. Durante algunas horas vigila que la madre no intente agredir o rechace a ninguno de los cachorros. Esto suele ocurrir si alguno de ellos tiene un defecto físico, por lo tanto si es rechazado conviene que un veterinario lo revise cuanto cachorrosantes. Si el perrito no presenta problemas, la única forma de que sobreviva es alimentarle con biberón hasta que pueda comer solo (unos 20 días).

Durante las primeras horas la madre no querrá dejar a los recién nacidos y es posible que debas obligarla a salir o cargarla para que haga sus necesidades. Ofrécele agua y pequeñas porciones de alimento, pero no la obligues a comer si ella no quiere hacerlo. Esto es normal durante un par de días, siempre que no la notes enferma. Incluso puede que vomite alguna de las placentas que ingirió. No te preocupes por esto, pero retíralas en seguida para que no vuelva a comerlas. También su materia fecal puede alterarse; suele ser más blanda y oscura que lo habitual durante una semana.

Es normal una secreción vaginal durante unas tres semanas. Esta es de color castaño o rojizo y tiene la misma viscosidad de la clara de huevo. Si en algún momento notas que es muy oscura, que tiene coágulos de sangre o pus o que tiene un olor desagradable consulta con el veterinario inmediatamente. Estos tipos de secreciones, así como una temperatura rectal superior a los 39ºC, pueden indicar una infección que debe ser tratada rápidamente.

Revisa sus mamas diariamente para ver si están duras, dolorosas o calientes. Aprieta un poco los pezones para examinar la leche, que no debe tener sangre ni grumos.

Algunas perras se ponen agresivas cuando tienen cachorros y no dejan que nadie los toque, pero la mayoría aceptan la presencia de sus dueños. A veces están tan deseosas de su compañía que dejan a los cachorros solos demasiado tiempo. Si tu perra hace esto, debes llevarla hasta el cajón y, si es necesario, obligarla a quedarse allí. Puede que debas sentarte con ella para asegurarte de que alimente bien a los pequeños. Esto es muy importante en las tres primeras semanas, en que los cachorros la necesitan para alimentarse y mantener su temperatura corporal.

Durante todo el tiempo que dure la lactación la dieta de la madre debe mejorarse. Lo usual es cambiar a un pienso de buena calidad para cachorros y darle un poco más de la cantidad que come habitualmente. Esta cantidad es variable según el tamaño de la perra, su estado físico y la cantidad de cachorros, así que lo mejor será que tu veterinario te indique exactamente cómo alimentarla.

Signos de enfermedad posparto
Si la perra de repente deja de cuidar a los cachorros, esto es sin dudas una señal de problemas. Controla sus secreciones y su temperatura. Si los cachorros tienen menos de 20 días deberás alimentarles con biberón hasta que ella pueda cuidarles nuevamente. Otro signo de alarma es si la madre se muestra incómoda y tiene signos de dolor abdominal.

En ambos casos la causa puede ser una infección del útero o un cachorro o placenta retenidos. Debes llamar en seguida al veterinario.

Las infecciones uterinas ocurren en general dentro de los tres días posteriores al parto y son evitables con medidas de higiene. Son causadas por bacterias que ascienden desde la vulva durante el parto. La perra tendrá fiebre alta, pérdida de apetito, mucha sed y una secreción vaginal con feo olor. Requiere atención veterinaria inmediata.

Otro problema que puede presentarse es la inflamación de las mamas o mastitis. Las mamas están hinchadas y dolorosas y la leche suele ser anormal. El tratamiento consiste en darle antibióticos, aplicar compresas calientes y extraer el líquido infectado. Si la leche es normal, los cachorros pueden seguir mamando en cuanto la perra esté menos dolorida.

La eclampsia o hipocalcemia puede ocurrir durante la preñez o hasta tres semanas después del parto. Se debe a una carencia de calcio en la alimentación y es más frecuente en perras de razas toy (miniaturas). Los signos incluyen inquietud, jadeo excesivo, temblores, fiebre alta y hasta pueden presentarse convulsiones. Esta es una emergencia que requiere tratamiento médico inmediato e internación para administrarle suero y calcio endovenoso. Sin el tratamiento adecuado esta condición puede ser mortal.

La mayoría de las veces todo se desarrolla sin problemas y la experiencia de tener cachorros es muy grata. Piensa con tiempo qué harás con los pequeños una vez que hayan sido destetados, ya que este momento llega en sólo dos meses y no debe tomarte desprevenido.

Fotografía de Nico van Diem
Galería de fotos
Escrito el Lunes, 26 marzo a las 06:33:16 por Dra Isabel Iglesias
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Create una aquí.
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Perros
· Noticias de isabel


Noticia más leída sobre Perros:
SARNA CANINA

Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.69
votos: 49


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones