Foto de un ratón Logo de Amor de mascota
fotos de mascotas
Secciones
Directorio de enlaces
Artículos Anteriores

Gatos - Salud: LEUCEMIA FELINA

Gatos
Esta grave enfermedad afecta principalmente a gatos con acceso a la calle y causa inmunodeficiencia y cancer.



LEUCEMIA FELINA
La leucemia felina es una enfermedad contagiosa de los gatos provocada por un retrovirus de la misma familia del virus de la inmunodeficiencia felina y del VIH. Afecta principalmente a los gatos callejeros, pero se encuentra también en gatos domésticos. Las incidencias más altas se observan en lugares cerrados donde conviven muchos gatos y todos o algunos tienen acceso a la calle.

La principal vía de contagio es por contacto con la saliva de un gato infectado. Esto puede darse por mordeduras, lamido, por compartir platos o bandejas sanitarias. Los gatitos pueden nacer infectados si la madre es positiva o contagiarse después de nacer por la leche materna. También se puede transmitir por transfusiones sanguíneas. El virus no sobrevive en el ambiente y cualquier desinfectante casero lo elimina, así que no hay peligro de contagio por estar en una sala de espera del consultorio veterinario o en una exposición. El virus  no se transmite a los humanos o a otras especies.gato callejero
Cuando un gato se infecta con el virus puede ocurrir que su sistema de defensas lo elimine completamente, puede enfermarse rápidamente y eliminar el virus en su saliva o puede defenderse parcialmente y quedar como portador hasta por 30 meses. Eventualmente estos gatos se enferman o eliminan el virus de su organismo.

La enfermedad puede tomar muy diversas formas. El virus puede provocar procesos degenerativos, como anemia, enfermedad hepática, afección intestinal o problemas reproductivos. En otros casos se observan enfermedades cancerosas como linfosarcoma o leucemia. Algunos gatos desarrollan un déficit del sistema inmune y presentan diversos problemas, como infecciones respiratorias crónicas, gingivitis y estomatitis (infecciones en la boca) crónicas, peritonitis infecciosa felina y retardo en la cicatrización de heridas y abscesos y cualquier otro tipo de infección crónica en el cuerpo.

El tratamiento de un gato positivo al virus de leucemia felina consiste en un estrecho control con ayuda de tu veterinario para prevenir cualquier tipo de infecciones. Hay que desparasitarlo, vacunarlo (con vacunas con virus muerto), darle una buena nutrición, reducir el estrés y atacar en forma agresiva cualquier problema apenas aparezca. No existe ningún tratamiento específico para la enfermedad. Se están investigando protocolos usando AZT o inunoestimulantes, como el interferón y el Propionibacterium acnes, pero todavía no hay resultados consistentes. Las drogas que se investigan para el tratamiento del SIDA muchas veces se prueban en gatos, y alguna de ellas podría resultar útil para su tratamiento. Tu veterinario podrá asesorarte sobre la mejor forma de medicar a tu gato.


Para disminuir la propagación de esta enfermedad se practica un test de sangre que detecta la presencia del virus en el animal. Tu veterinario seguramente podrá realizarlo mediante una simple extracción de sangre y posterior análisis. Es aconsejable realizar el test a todos los gatos para evitar el contacto de los positivos con los negativos y el posible contagio. Esto se recomienda especialmente cada vez que vas a traer un nuevo gatito a una casa donde ya hay gatos que sean negativos. Un gato seropositivo puede vivir varios meses o años si lo cuidas bien, pero debes evitar que pueda contagiar a otros gatos.

Existen vacunas contra la Leucemia felina que protegen al 80-90% de los vacunados. En general se recomienda administrarla anualmente a gatos en un grupo de riesgo, es decir los que tengan acceso a la calle o que puedan estar en contacto con gatos desconocidos, a los que convivan con gatos positivos, con gatos cuyo estado se desconozca o con gatos que salgan a la calle. Los gatitos jóvenes son los más susceptibles, así que se aconseja vacunarlos en el primer año y después continuar anualmente solo si pertenecen a un grupo de riesgo. Lo mejor será que hables con tu veterinario para decidir qué recomendación seguir, ya que él conoce la incidencia de la enfermedad en tu zona y te podrá aconsejar correctamente.

Escrito el Miércoles, 14 marzo a las 06:25:33 por Dra Isabel Iglesias
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Create una aquí.
Enlaces Relacionados
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.81
votos: 48


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones