Foto de un ratón Logo de Amor de mascota
fotos de mascotas
Secciones
Directorio de enlaces
Artículos Anteriores

Perros - Salud: CIRUGIAS HABITUALES: OVARIECTOMIA

Perros Este procedimiento es muy común en gatas y perras y tiene la finalidad principal de evitar la reproducción en forma definitiva.


CIRUGIAS HABITUALES: OVARIECTOMIA

Hay varias razones por las cuales se recomienda esterilizar a las perras y gatas.
La primera es que mediante esta cirugía se evita que la hembra entre en período de celo, pues ya no vuelve a ovular. Esto es muy conveniente para sus dueños, tanto si viven en apartamento como en casa. Es muy difícil sacar a pasear a una perra en celo, pues todos los machos con los que se encuentre querrán acercarse, pudiendo provocar peleas entre ellos, mordeduras a la perra o a cualquiera que intente separarlos, o accidentes de tránsito por cruzar una calle sin prestar atención. Por otro lado, si vive en un jardín, tendrás que asegurar muy bien la cerca y el portón para que ningún perro pueda entrar (o ella escapar) y que luego resulte preñada.
Las gatas en celo suelen volverse muy ruidosas. Maúllan sin cesar levantando su cola y algunas se tornan casi insoportables. Además las gatas pueden tener celos cada 3 a 4 semanas durante todo el verano.
Algunas personas dicen que esterilizar a un animal es antinatural, pero también hay que admitir que la vida que llevan con nosotros en las ciudades no tiene nada de natural. Es más, si viveran en estado salvaje (natural) tendrían crías luego de cada celo, lo cual es impensable para una perra o gata de familia.
Existen además razones médicas por las cuales recomendar esta cirugía.
Está comprobado que si se realiza una ovariectomía antes del segundo celo, las posibilidades de que sufra de cancer de mamas, una infección uterina u otros tumores del tracto reproductivo en su vejez son casi nulas.
Otro problema que se soluciona mediante la cirugía es el de las falsas preñeces (pseudopreñez o embarazo psicológico). Hay perras que sufren este problema después de casi todos los celos. Si bien no es grave y se recuperan solas, no deja de ser un mal rato para ellas, pues se deprimen, se estresan y además sus mamas se agrandan y vuelven a achicarse cada vez, lo que puede predisponerlas a tumores mamarios.
Existen también razones humanitarias. Salvo que seas un criador, no es necesario que tu perra o gata tenga cría. Aunque logres encontrar un hogar para cada cachorro, piensa que hay muchísimos perritos y gatitos abandonados que podrían ser adoptados por esas mismas familias.
cirugiaSi decides esterilizar a tu perra o gata, la edad más aconsejable es entre los seis y ocho meses, en lo posible antes del primer celo. Según el tamaño y grado de madurez de cada hembra, su veterinario te recomendará cuando hacerlo. Alguna gente cree que es mejor que tengan una cría antes de operarlas, pero ahora se sabe que no es necesario para su salud física o mental.

La cirugía
La paciente se prepara con un chequeo y un ayuno previo igual que para cualquier otra operación. Antes de empezar se rasura y desinfecta la zona alrededor de la insición. Esta puede hacerse sobre la línea media del abdomen justo debajo del ombligo o por el flanco, a criterio del veterinario que la realice. 
El procedimiento se realiza bajo anestesia general y consiste en entrar en el abdomen para localizar y extraer ambos ovarios (ovariectomía) o ambos ovarios y el útero (ovariohisterectomía). Habla con el cirujano antes del procedimiento si quieres saber cuál de las dos opciones llevará a cabo.
Una vez extraídos los órganos, el cirujano sutura por separado las distintas capas de tejido que se incidieron al comenzar: músculo (en el flanco), línea alba (por línea media), subcutáneo y piel. Usualmente la piel se une con un hilo no absorbible que debe ser retirado por el veterinario entre 10 y 14 días después de la cirugía.
Los cuidados postoperatorios son sencillos. Pueden indicarte o no un antibiótico, una higiene diaria de la herida y tendrás que vigilar que tu perra o gata no se saque los puntos. Generalmente esto no sucede, pero en caso de animales muy nerviosos pueden recomendarte que use un apósito que le cubra toda la zona o un collar isabelino para que no pueda alcanzarla con su boca. Si a pesar de tus cuidados se soltara parte de la sutura de la piel, no hay que entrar en pánico. Recuerda que hay varias suturas más por debajo. Lo que debes hacer es limpiar muy bien la herida, fijarte que no se vea contenido abdominal, cubrir la incisión con una gasa limpia y llamar al veterinario para que te indique como proceder.
Algunas hembras tienden a engordar después de la cirugía. Hay que tener en cuenta que ésta se realiza en el momento de la pubertad del animal. Normalmente a partir de esta época disminuye la actividad y el ritmo de crecimiento, por lo que todos los animales necesitan menos cantidad de comida para mantenerse. Suele ocurrir que los dueños no tienen esto en cuenta y el animal sigue con raciones con más calorías que las  recomendadas, lo que resulta en sobrepeso. La mayoría de las veces esto se soluciona adecuando la cantidad y el tipo de alimento.
Un pequeño porcentaje de perras, en su mayoría de tamaño grande, desarrolla incontinencia urinaria en el año posterior a la cirugía. No hay forma de saber qué animal sufrirá este problema ni tampoco si se hubiera presentado aún sin operarla. En estos casos hay distintas opciones de tratamiento que deberás discutir con tu veterinario.
En las mujeres que no tienen estrógenos (después de la menopausia) se presenta el problema de la osteoporosis, pero esto no ocurre en las perras y gatas.
Escrito el Lunes, 12 febrero a las 05:49:20 por Dra Isabel Iglesias
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Create una aquí.
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Perros
· Noticias de isabel


Noticia más leída sobre Perros:
SARNA CANINA

Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.82
votos: 23


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones
 
Tópicos Asociados

Gatos