Foto de un ratón Logo de Amor de mascota
fotos de mascotas
Secciones
Directorio de enlaces
Artículos Anteriores

Perros - Salud: AFECCIONES DE LA CORNEA

Perros
La cornea es la capa transparente que recubre la parte de adelante del ojo, dándole protección y ayudando en la refracción de la luz.



AFECCIONES DE LA CORNEA EN PERROS Y GATOS

La córnea es una barrera muy importante contra agentes extraños. Es la capa transparente del ojo que recubre la parte más anterior del mismo. Su espesor varía según la especie del animal y tiene la función de mantener la forma del ojo (cuyo interior está formado por un líquido viscoso) junto ojocon la esclerótica y de refractar la luz. Cuando está sana, la córnea no tiene vasos sanguíneos, por lo tanto su nutrición depende de las lágrimas y el humor acuoso.

La queratitis es la inflamación de la córnea en cualquiera de sus capas. Esta afección puede ser de origen infeccioso, alérgico, asociado a enfermedades sistémicas, traumática o mecánica.

La lesión más frecuente es la úlcera corneal. Se produce una pérdida de una parte del epitelio que recubre la córnea, lo que genera un pequeño “agujero” en la capa más superficial. Esto es muy doloroso, el animal con una úlcera no puede abrir los párpados y le molesta mucho la luz; además tiene un lagrimeo abundante y suele tocarse el ojo con sus patas delanteras. Casi siempre está causada por un traumatismo externo, pero también hay defectos del ojo y los párpados que pueden provocar úlceras. Los más habituales son el entropión y el ectropión, en los que los bordes de los párpados están plegados hacia dentro o fuera del ojo, raspando la córnea con las pestañas o dejándola sin protección. También hay en algunos casos pestañas aisladas que se orientan hacia la superficie de la córnea y la lesionan en cada parpadeo. En estos casos se ve un lagrimeo constante crónico hasta que finalmente la córnea se lesiona. También es habitual en animales ancianos que se altere la composición de las lágrimas, dando como resultado un problema llamado “ojo seco”. En estos casos disminuye la producción de lágrimas acuosas y, para compensar, aparece una secreción más mucosa que puede parecer pus, pero es en realidad la porción mucosa de las lágrimas aumentada. Gradualmente esta secreción se hace más y más seca y no lubrica ni nutre a la córnea, que acaba lesionándose. Este problema ocurre en muchas razas, pero es mucho más común en los Cockers, Pekineses y Shih tzu.

El tratamiento de las úlceras consiste en usar gotas (colirios) con atropina para calmar el dolor y algún ungüento cicatrizante hasta que se forme el nuevo epitelio. Para esto aparecen unos vasos sanguíneos que cruzan la superficie de la córnea hasta la lesión para llevar todos los nutrientes necesarios para su reparación. Luego estos vasos desaparecen y queda una cicatriz de tamaño variable. En los casos en que hay defectos es necesario corregirlos con cirugía para evitar recidivas. El ojo seco se puede tratar con lágrimas artificiales, pero hay que aplicarlas varias veces al día y no resulta práctico. Se usa también un colirio con ciclosporina (una droga usada en quimioterapia) que, aplicado una vez al día, aumenta la secreción lagrimal y mejora mucho los signos clínicos. Los perros con ojos saltones son muy propensos a sufrir infecciones secundarias que no permiten el cierre de la úlcera. Es necesario darles un colirio con antibiótico y, en muchos casos, si la úlcera se profundiza, se realiza una cirugía que consiste en recubrirla  con un colgajo de conjuntiva para que se adhiera y cierre la úlcera. Se está probando con buenas perspectivas la aplicación de otras membranas de origen animal en vez de la conjuntiva del paciente, por ejemplo cápsula renal y pericardio de equinos.

Otra afección es la distrofia corneal. Esta es una alteración congénita y usualmente hereditaria de origen metabólico que hace que la córnea no se desarrolle correctamente por una nutrición deficiente. Es bilateral (afecta ambos ojos) y se observa a edad temprana. No se observa un proceso inflamatorio ni vascularización y puede ser estacionaria o empeorar lentamente. No causa dificultades clínicas en los primeros meses o años del animal. Las razas más afectadas por esta alteración son el Cocker americano (no es progresiva), el Airdale terrier (progresa lentamente, afectando la visión hacia los cuatro años de edad), el Samoyedo (aparecen entre los 6 y 7 meses), Collie barbudo, Lhasa apso, Mastiff, Pinsher, Caniche miniatura, Weimaraner y en los gatos Manx.

También se reconoce una degeneración de la córnea adquirida que puede aparecer luego de una queratitis crónica, de alteraciones metabólicas, tras una uveítis en los gatos o sin que haya ninguna causa detectable. Se produce un engrosamiento de la córnea con variables tipos de lesiones que acaban provocando la pérdida de la visión. Usualmente afecta a animales mayores de 8 años. No existe ningún tratamiento efectivo. En algunos casos en que no se han formado vasos sanguíneos puede ser exitoso un trasplante de córnea, pero este procedimiento no está ampliamente disponible.

No es raro ver depósitos de colesterol en los ojos de algunos perros. Estos se ven como unas manchas blancas superficiales en la córnea que se forman rápidamente, suelen tener forma de medialuna y no producen dolor ni inflamación. Se presentan casi siempre en los dos ojos, en la mitad inferior. No existe tratamiento, pero en general no producen trastornos ni pérdida de la visión.

Otras afecciones menos frecuentes son la necrosis corneal, que es más común en el gato que en el perro y puede darse en cobayas. Los signos clínicos son parpadeo y lagrimeo, con una descarga amarronada, acumulación de moco en el ángulo nasal del ojo. Usualmente se ve una lesión de color castaño en el centro del ojo y una vascularización moderada. El tratamiento es quirúrgico y consiste en extirpar el defecto y hacer un colgajo de conjuntiva hasta que se repare. Se dan también colirio antivirales.

En los gatos se observa una queratitis eosinofílica, producto del depósito de estas células de defensa en la córnea. Se ve como una placa blanca que comienza en la periferia de la cornea y avanza hacia el centro lentamente con vascularización. Las lesiones son bilaterales y no presentan demasiada secreción. En las etapas tempranas se pueden usar corticoides, pero en los casos avanzados solo es efectivo el acetato de megestrol.
Escrito el Sábado, 19 mayo a las 04:33:44 por Dra Isabel Iglesias
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Create una aquí.
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Perros
· Noticias de isabel


Noticia más leída sobre Perros:
SARNA CANINA

Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.53
votos: 30


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones
 
Tópicos Asociados

Gatos